[CRÓNICA] Marcha Córdoba-Bruselas en Guadalajara

[Actualizado con la crónica escrita por los compañerxs de la marcha]
 [Podeis leerla AQUI] 

El pasado día 16 de julio los compañeros y compañeras de la Marcha Córdoba-Bruselas pasaron por la ciudad de Guadalajara y como no podía ser de otra forma la PAH Guadalajara les hizo un buen recibimiento.

Esperamos su llegada en La Rosaleda, situada en la Avenida del Ejercito. Allí armados de mucha agua, bebidas frias, frutas, y algo ligero para comer hicimos el primer recibimiento a los marchantes. Desde allí peregrinamos a pie hacia el Espacio Karaba, lugar que nos habían cedido para alojar a los compañeros durante la jornada que pasaría en Guadalajara. 

Durante este recorrido reivindicativo, fuimos acompañados de las habituales patrullas de la policía nacional y local que no querían perderse la llegada de los amigos cordobeses. Paramos en cada sucursal bancaria que nos encontramos para recordarles que ellos son los culpables.

Una vez en Karaba, los compas se pudieron acomodar en un lugar mas fresco. Allí es donde pasaron el resto del dia, y donde durmieron hasta comenzar la siguiente etapa a la mañana siguiente.

Os dejamos alguna imagenes de la jornada. ¡Animo a los caminantes!

Llegada a Karaba

Llegada a Karaba

Charlando...

Charlando…

Charlando con Maria

Charlando con Maria

Compas Cordoba

Compas Cordoba

Compas Cordoba

Compas Cordoba

Los compas de Cordoba junto a algunas compas de PAH Guadalajara

Los compas de Cordoba junto a algunas compas de PAH Guadalajara

Muchisimas gracias a la gente del Espacio Karaba por cedernos su “hogar” para este recibimiento. ¡Gracias!

Fragmento de crónica escrito por los compañeros de la marcha y que extraemos de su blog: http://viajeporladignidad.blogspot.com.es/2013/07/dia-16-alcala-de-henares-guadalajara.html

Día 16- Alcalá de Henares – Guadalajara

A causa de lo sucedido por la noche, nuestro cansancio nos mato e hizo que nos levantaremos un pelin tarde.

Dejamos a Antonio y a Leo que descansaran puesto que hoy era su día de reposo. Cuando nos dispusimos a emprender  la marcha, afuera del centro nos esperaban unos compañeros que nos acompañarían en esta etapa. Para salir del pueblo, teníamos que cruzarlo primero y habíamos pasado por una sucursal bancaria en la cual se podía ver como una familia reposaban la noche ahí. Una lastima tener que ver estas cosas sabiendo que hay miles de viviendas vacías y que se niegan a darlas. Con nuestra indignación por la situación que vimos, no nos quedaba mas remedio que continuar y seguir el camino.

Por la mañana temprano, nos paramos cinco minutos en una cafetería para tomar un café y despejarnos. A mitad del camino, se nos unió Eli, otro compañero que nos acompañaría hoy.
El cual agradecemos por su ayuda que aparte de acompañarnos, a mis compañeros las hizo un masaje para quitarle los  nudos que tenían. Es un fantástico fisioterapeuta.

El camino fue tranquilo, de piedrecitas y casi todo campo por pequeños valles y colinas verdes. Antes de llegar, tuvimos que cruzar unos pueblos intermedios y donde seguiríamos todo recto hasta llegar a un polígono que se situaba a unos kilómetros antes de Guadalajara. Ahí, nos páramos un rato  a tomarnos algo para antes de seguir y donde minutos después otro compañero se nos incorporaría con su bicicleta hasta la entrada. Desde lejos se podía ver la ciudad, era bastante grande o a menos a mi parecer. Unos minutos antes de subir una mini cuesta donde nos esperaban los demás, Mario miembro de la PAH de ahí fue a recibirnos con su bicicleta primero.

El recibimiento fue muy bueno, a gritos de ”Si se puede” y otros más nos acogieron entre ellos, ofreciéndonos bebida para hidratarnos, pancartas de lucha y una  cámara de prensa que nos esperaba para dar información sobre nuestra marcha. Para comer, nos llevaron al sitio donde también nos alojariamos y descansariamos. Cuando estábamos ahí, nos pusimos a inflar colchonetas y los de la PAH nos dejaron dos por si en tal caso la necesitábamos, pero resulto que no están colchonetas si no barcas. Nosotras, las chicas para entretenernos nos cogimos las barcas y nos pusimos a jugar con nuestra imaginación. Pasamos un buen rato entre risas.

La gente de ahí, nos trajeron de todo para almorzar y que como sobro nos sirvió para cenar.
Aunque yo este día, no cene con ellos porque tuve una sorpresa, vino mi familia y estuve cenando con ellos fuera. En el centro donde estábamos, no había duchas, así que una compañera de ahí, se ofreció para que nos bañaramos en su casa, ¡gracias!

La tarde la utilizamos para descansar algunos, pero también como habían venido la gente de la PAH de ahí, estuvimos con ellos. Y la noche fue también tranquila, descansamos algo y esperamos hasta el siguiente día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crónicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s